jueves, 27 de enero de 2011

Muñeca de Porcelana


Le dice un cliente a una azafata, después de una discusión, que le está resultando una persona muy desagradable. Y la azafata, divina, dice:
-       Sin embargo, usted a mí me parece una bellísima persona… pero podemos estar los dos equivocados.



De pequeña, yo que fui de Nancy quise aquel pack divino de Nancy azafata (venían dos), igual me tocó mi Nancy superstar con estrella plateada, y casualmente llevo una estrella tatuada en el plexo solar, o sea, la boca de estómago. Y de aquellas azafatas que tanto anhelé me llevé el afán de hacer su sombrerito, de repetirlo e imaginarlo de mil maneras.

En todo caso y ahora mientras rebusco, me acabo de dar cuenta de que Barbie, realmente, debía ser más guay. La verdad, todas las niñas guays de la clase eran de Barbie… todo hay que decirlo… y es que ella, veo, tiene unos cuantos modelos de azafata… ¿Por qué mis padres decidieron censurármela?
¿Mi vida hubiese sido otra con ella?
Bueno, que la oferta en delirios del anterior post me la quedé toda y solo digo que tonterías.
Así que os dejo con mi última venta, este azafata rojo coral con trébol y espejo antiguo que yo misma lucí la noche del Showroom con Paz Vijande y Los Collares de Ryta



Y la maravilla de flores de terciopelo chocolate,
decidme qué viaje podría proponer semejante azafata.


A donde van esos vuelos que parten de mi cabeza y se transforman mientras abren sus alas


Besos voladores a tutti!


2 comentarios:

laurelylaura dijo...

POr favor qué bonitos todos Ana!!!!!!el de chocolate..hmmmm
Te mando un beso enorme!
Yo también era de Nancy, barbie nunca me ha gustado!
jajaj
;)

Tula Malcriada dijo...

Ay, me ha encantado el primero, es una pasada!
Besitos, bonita!