domingo, 9 de enero de 2011

Alas de MariPosa


Hoy domingo en Mercantic no ha sido un domingo cualquiera. Igual siempre es así, pero hoy todas las tiendas estaban abiertas (salvo la de cosas de cocina preciosas, que llegarán pronto pero de momento estan fuera). Los anticuarios de otras ferias han venido como si hoy fuera descarregada, cosa que nos ha ido bien a todos después de un diciembre frio y algo difícil. Mercantic, a pesar de parecer una especie de belencito, las navidades se ve que las deja para los grandes almacenes y las ciudades grandes. Nosotros somos pequeñitos y peculiares, vamos, diferentes. Y hoy la gente venía buscando eso y aquí hemos estado para recibirlos de nuevo.


Las fiestas se han acabado y para mí parece que empiezan. Darme fiesta de las fiestas es una fiesta!! Y vuelvo a la tranquilidad de mi taller, al horario de niños y al trabajo interno.
Ayer leí de un blog que sigo (http://dejamequetecuente68.blogspot.com/2010/12/sindrome-de-caducidad.html), cosas sobre hacerse mayor, sobre las idas y venidas  que forman parte de la vida. Me quedé pensando rato sobre diferentes comentarios sobre el tema que se hablaba. Yo difería de todos.
Me encanta hacerme mayor. Conforme pasa la vida creo que voy siendo mejor persona, no por mí misma, si no que creo que las cosas que me voy encontrando en el camino me hacen serlo. Me atrevo a mirar mirando, a hablar con los ojos y escuchar también de los ojos, creyéndomelos de pura intuición. Guardando una inocencia que dicen que se pierde a la que yo me agarro como uno de mis mayores tesoros. Prefiero equivocarme mil veces a ser cauta y no dejarme sentir.
Ayer celebraba el tres aniversari de Roc. Juntamos dos fiestas en mi casa, las dos de niños. Cociné todo el día, recibí toda la tarde  Me encontré con gente que hacía diez años que no me veía. Belén que me dijo “estás igual, parece que no pasan los años”. Pero no, no estoy igual, por supuesto que pasan los años y una aprende a reirse con una risa que ya solo es de una. A vestirse de su propia manera, una conoce bastante si no lo que quiere, lo que no quiere, y eso es mucho. Me gusta la forma que recién van tomando las cosas. Y el camino que queda es una aventura y una fiesta incierta.




De la fiesta de ayer, me acabo de dar cuenta que encima de la puerta de mi cuarto a quedado una libélula ¿De quien es el regalo? no se...


Mercy pour tout

2 comentarios:

BIMOBEBE dijo...

Un petonet pel Roc.

Siloca dijo...

Es un gusto irse a dormmir después de haberte leido, encantada de conocerte, princesa de cuentos de asfalto. Muacks!