sábado, 31 de diciembre de 2016

Tous les Matins du Monde

" Cuando yo tenía tu edad era tan menuda que un día que estaba enfadada el viento me levantó y me llevó muy lejos con mi paraguas rojo, rojo como una amapola, rojo como una palabra de amor, mi amor."
Elogio de la nada- Christian Bobin



Cuando me llamas de madrugada, me pregunto en qué lugar de mi mente vives
y tu franja horaria

Me pareció que en la noche, hacia las cinco, 
en mi cabeza se amontonaban respuestas y alas torcaces,
tan grises como inquietantes y comestibles.
Allí estabas,
recordándome que te has desnudado para invierno y que es una manera de disimular
el rubor y el peligro del placer


Que en primavera ya veremos si el amor perdura
.......

El tallo esbelto se ha desvanecido pero en la tierra se esconde el brote que persigue la luz
y dice Bobin " el amor no revoca la soledad. La perfecciona. "


Haces propósitos todos los años,
ordenas la casa,
tiras la ropa que ya no necesitas
pones en fila al caos
y te quitas por los pies el oxímeron de tu vida
¿cómo un abandono te puede perseguir?

¿Y de qué nos vestiremos el 2017? 
Año 1, año del gallo

Signo de la madrugada y del despertar


LOVE & HATS

Os deseo un feliz feliz año 2017. Gracias a los que estáis por estar en mi vida, definitivamente no os merezco. Pero os amo y soy perversamente avara con vuestro cariño, me lo quedo todo, todo mío.
Amor para mi abuela y para mi Graciela que ya viajan y juntas vuelan. La vida es distinta sin vosotras pero las partidas te muestran este vicio mío de no escatimar, lo doblo y lo veo!
A los estafadores "cierra la muralla", mi deseo para vosotros es feo de ponerlo aquí, otro día será.
Mis Manus, mis Marías, mi Debbie y mi Aida, Sonia de mi alma. Ay Adela y Paoliña. Natàlia y Miriam.. Mis hombres ovales, mi H muda. Feni y Mi familia y mi Oriol, mi pueblo y estas calles.


FELIZ 2017
Anna Blau





jueves, 22 de diciembre de 2016

El Amor en la Nieve

Esto le ha pillado como le pilla al nido los desnudos de otoño,
se ha quedado en ramas.

Desguaza un pasado como si no fuera el suyo. Erosionada como la isla después  de diez años, casi desconocida. 
Y al volverse a ver:


 “encantada de conocerte, deja que te mire y cómo hemos cambiado”

Un carboncillo bajo la ceniza del día después ¡traidor! débilmente prendido en un contenedor de orgánico.

La gran hoguera más tarde, qué decirte, ni si quiera su belleza es cosa de una traición, aunque ardiente fuera, la traición, digo..
La hoguera va a su aire y quema, dejando horizontes de otra guisa, obligando a la fauna a sobrevivir y a construirse a la larga otras floras. ¿Y qué fue antes, la flora o el fauno?



Toca desmentir un vericidio, vengar un bellicidio, soltar a los perros y a todas las bestias, que todas respondan de una vez a un grito y a la carga mis valientes.

Ya me dirás tú donde quedó aquello de hacer el amor sobre la nieve. 

Los desnudos en invierno son un infierno según cómo te pillen. Que a falta de pasión buenas son mantas, y aunque el invierno se esperaba, a ti no.



Cuando un globo de agua fría te estalla en la cara solo puedes disimular y secarte y seguir caminando como al que todo le va bien, incluso.

Dicho esto ha de volver por justicia al otoño que ha obviado.  Siempre a punto cuando todo está  para desvanecerse.  La gata flora llora a un otoño que ni miró.. Su abandono no duele, por supuesto que volverá.
Y el invierno es tan alto y tan guapo... 


¡el otoño ya fue y te aguantas!

lunes, 15 de agosto de 2016

Acróstico De Una Noche De Verano



Das tumbos como un fuego fatuo
Estela fugaz que se detiene en agosto
Urge el deseo, Perseida

Nada ya será como pensabas 
Antes  crecerán las hojas en el suelo y
Nadie sabrá como llegó él,
Otoño 

Como el pájaro en la pequeña mano
Herido del amor que aprieta
Expira, no hay más

Dirás que nada temías 
Estrella que mueres

Vanamente recoges hojas con urgencia
Enciendes las flores secas de una primavera
Ruge un león mientras duermes

Antes de ti 
No habían estaciones
O solo paseaban en silencio




domingo, 19 de junio de 2016

Tocado y Fundido

- Me siento sola, dijo la ola, y se la llevó todo un mar-



Llenar una habitación de alas en polvo y echar la llave. 
Recogerse el pelo a modo de recogerse los pensamientos. Desenredarlos para un moño perfecto que dibuje un día normal y animado. Bajar las escaleras dando saltitos hasta llegar a mi  lago Baikal de aquel sueño. 
Y lanzar la llave con todas las fuerzas, como cuando hacemos saltar las piedras en la orilla pero hacia lo más alto, dejando la silueta del recuerdo atravesada en una nube e imaginando como cae después al agua y, como una manada inquietante de axolotes, la engullen con pulcritud. 
Esa  llave que ya no podrá devolverme nada y que a ellos les traerá un peso que desconocen,
el tiempo.

Sobre el cuadro de la sirena al fondo:
"El do fatal de la Bellesa."
Olis, resina alquidica, argent sobre tela.
92x79cm
2009 Menorca.
Muriel Parra i Ferrer



Buena Semana y Love & Hates

Anna Blau





domingo, 22 de mayo de 2016

La Culpa de Todo es Nuestra


Las canciones tristes tienen siempre esa luz de final del túnel. 


Más triste que la canción triste es escucharla y no tener a nadie a quien tirársela encima, 
imaginar diecisiete puntos azules atravesando una frente por un ladrillazo de melancolía.

Y la culpa es nuestra, cuando gritamos que el mundo es de los valientes mientras el territorio de los cobardes nos empuja al abismo.

Toda la culpa es nuestra, dejar pasar la vida es un crimen aburridísimo.

Deberíamos abalanzarnos sobre Parrot cuando lo tenemos ahí, solo a un palmo, en medio de una jauría de perros y, probablemente, esperando a ser rescatado.
Toda la culpa es nuestra, por miedo a un mordisco de nada y a una herida mucho menos grave que un ladrillazo de melancolía nos quedamos calladas, en la esquina de la barra, esperando una mano en el hombro y un comentario inteligente, sobretodo inteligente, que nos haga reír y que nos lo haga todo más sencillo y que nos haga reír y que nos haga reír.


...Tenemos una suerte para la desgracia...

Y menos mal que disimulamos, que la culpabilidad nos sirve para pintarnos los ojos, las mejillas y los labios y que, simplemente, la culpabilidad no nos sangra.


Estamos solos por miedo y por vergüenza

Nos lo dijo Enric Ases en su espectáculo y todos quisimos llorar un segundo, una sola lágrima pero tatuada, a lo John Waters, por la verdad que escondía después de tanta parodia de lo cotidiano en el resto de un número brillante.

Si la queja le rebosa al día, atrás
si la enfermedad se adueña,
si la vida de los demás te interesa sobremanera,
atrás 
Dice el Cigala arrancándome la risa que clamo.

Mujer
que deshoja los rayos del sol por grandiosa
por gran Diosa
Te vas quemando los dedos, y quemando la ropa, y quemando ese reloj deshecho de ese mundo tan surrealista que te hace bailar. 

foto de Begoña Egurbide- Collsuspina 2008 

Nos da igual, por eso la culpa de todo es nuestra, porque seguiremos tirando del rayo con fuerza.
Levantando la falda al mar cuando la brisa te deja en el puerto, esperando un barquito de cáscara de nuez , un hola mariposa, un bálsamo insoluble que te desenrede y que se quede.



Y entre la poesía y la literatura llegaremos a nuestras vidas para ganárnosla con el sudor de nuestra frente, llegaremos a tender la ropa y a llenar, de besos que curan, los accidentes de nuestros hijos. 


Nos las daremos de buenas amigas, de buenas amantes y de estupendas trabajadoras y no fallaremos en nada. 
Taparemos las ojeras y nos disfrazaremos con jeans que te levantan el culo y seguiremos caminando y sopesando que, gracias a algún Dios, somos un poco más felices que desgraciadas, y que, aunque la culpa sea nuestra, gozamos del atrevimiento de hacernos cargo.



Buen domingo y buena semana y Love & Hats


Anna Blau
















martes, 3 de mayo de 2016

El Hombre Del _ Fin



Foto para Terra incógnita "Recital Sirenístico"*

Hice un sueño:
Estábamos en la playa rodando una peli. 
Marc Tardiu y Roger Tort. 
La playa era de dunas y jugábamos a tirarnos por ellas. En un momento yo recogía cubos de agua para tirarlos por un tobogán que nos habíamos construido y que daba al mar.
Voy a tirar un cubo para que se lance Roger y ¿Qué es aquello? 
Hay algo en el agua que se mueve en círculos. Yo grito señalando la orilla "Mira Roger" Y bajamos dando saltitos por la duna y llegamos a la orilla. Se mueve, es un pez, es grande. Y yo sigo diciendo ¿qué es? ¿Qué es?
Y va cerrando sus círculos y nos damos cuenta de que es un delfín.
Pero de pronto se pone de pie y está de espaldas. 
Yo lo cojo de los hombros, es un hombre azul.
El hombre del fin.

Revista Hola Alta Costura

Y hace días que no hablo de trabajo.

Será porque mi taller sigue en tránsito.
Han cambiado mis hábitos y ligeramente las cuentas. . . y los cuentos.
Cada día llego a un lugar y me dejo las manos componiendo notas que corren como locas hacia lugares que desconozco.

Tocar para otros se hace más difícil de explicar


Aunque la música siga sonando
....

- Mi blog hoy es el patio del cole -







domingo, 27 de marzo de 2016

Ferit Da Mor

Un hombre con su caballo sabe mucho y puede mucho para poder estrujar a una muchacha metida en el desierto
bodas de sangre- F. García Lorca

- Vamos a hablar- Vuelve a decir la voz- deja que el tiempo se haga cargo de todo esto.
Sentado en la esquina la escucho pensando que, a veces, del tiempo no se sale.


Las manos entumecidas. He dibujado toda la historia de la mujer que amaba desde lejos pero siempre vuelvo a equivocarme. Hay un trazo que demanda su cara.
Me da la impresión que podría marcar y numerar sus pasos con tal de seguirlos con pluma y rajando el suelo, bordar ese mentón que baja, esa mirada que sube y esa sonrisa que mata.

Soy inepto, un cobarde, el amor ya no se lleva en estos tiempos pero a ella le sienta tan bien que me dan ganas de ponérselo en los hombros y acompañarla en la noche.


Mi cabeza parece una mesa grande donde unos hombres discuten sobre el principio, sobre el final y finalmente, sobre el principio del final.

Al fondo a la derecha el niño de la calle, hijo de abuelos y hermano en la sombra, el pequeño. Joven, fuerte pero asustado, habla por los codos de una mujer mayor a la que no ama. 

A su lado tiembla el hombre de la magnolia de invierno que imagina un pájaro salir de un enredo.  Ha dibujado su  pelo en un solo trazo, como un laberinto que engarza los labios que sueltan la gota que se desliza del revés sobre un ojo que cae.



Justo en frente está el que dibuja barbaridades

 Tiene el brazo enroscado en las trenzas que hace unos días ella se hizo en una peluquería africana del Château Rouge de París cuando, fumando, saltaba por los charcos. 
De un tirón seco lleva su cabeza hasta el asfalto y un perro enorme le ladra furioso, le saca los dientes que silban fríos y tiembla su mejilla y el aliento la ahoga. Pero él la rescata,  como el peor pirata que encontrara al náufrago. La levanta de un golpe, la agarra de los hombros sobre la pared, la eleva y los pies ya no tocan el suelo. Ella escucha ladrar desde lejos, la garganta es un túnel sin saliva, los ojos se le tornean buscando la superficie. Finalmente,  es él quien le muerde y ella atina a propulsar su brazo como en lo imposible. 
Flota y muere por primera vez.



Es incómodo el dibujo triste de la mujer que amaba desde lejos y vuelvo a la imagen de mi amor sobre su espalda. Y la cubro con palabras. Y la descubro entrelazando a todos mis hombres y lanzándolos con un hermoso dedo con resorte fiuuu apartándolos como si nada de aquello tuviese la menor importancia. Anuda los puños a su falda y lo imagina tan de verdad, tan fuerte y con tanto deseo, que entierra los lapiceros en Montparnasse una mañana de niebla junto a Margaritte, y hace frío.




 Me mira desde el portal por donde siempre marcha y fulmina toda mi esperanza. Porque hoy tiene en la boca  las luces de la ciudad y a sus pies las bestias de los campos y yo la miro, y el mentón abajo y la mirada arriba y otra vez esa sonrisa de ártico sembrado.

Del tiempo no se sale, del tiempo... no se sale.

Mientras yo me pierdo, herido de muerte, ella instala un contador de pasos

Elige el camino de la naturaleza

Ama a la Creación (..), ama cada átomo de ella por separado y ámala como un todo; ama cada hoja verde, cada rayo de luz, ama a los animales y a las plantas y ama a todo objeto inanimado. Si llegas a amar todas las cosas, percibirás el misterio de (...) que es inherente a todo. Una vez que lo hayas percibido, lo entenderás mejor y mejor cada día y finalmente amarás al mundo con un amor total y universal”

Sobre Dostoyevsky en “Los hermanos Karamazov"



Allí, uno, solo puede llegar solo

.....

...Santa semana..