jueves, 17 de febrero de 2011

Después de la Lluvia



Esta podría ser yo misma, divina, después de caminar Barcelona bajo la lluvia, deteniéndome casualmente para suspirar un segundo.

Semana de infarto.  Me podrían pedir mil encargos para dentro de quince días y yo iría haciendo. Sin prisa pero sin pausa, estaría segura de llegar, de poner esa pluma donde toca, prever las agujas y los colores de los hilos. Nada me da más tranquilidad que estar cosiendo en mi taller.
Pero esta semana tengo la preinscripción del colegio del pequeño. Y como soy suspenso en papeleo tengo que rebuscar y encontrar la documentación. Además de ponerme de acuerdo con su papá a distancia (a mucha distancia). Para mí eso es como si en cada pico de montaña, a cual más alto, hubiesen dispuesto cada cosa, certificados, tarjetas, libros y empadronamientos... Además se me junta otro papeleo de mis asuntos personales, más complicado si cabe.

Salí a la calle con mi sombrero de cazador verde


pensando que eso me ayudaría, que me daría fuerzas para no desesperar.
Y las cosas se me dan como por casualidad, como si alguien transparente (que me hace más gracia que invisible) me ayudase.
A todo esto he tenido que acabar encargos desde casa, y esta semana ha sido un poco rara en cuanto horarios del taller.
Del encargo maravilloso lila y mariposas no os puedo enseñar, porque es una sorpresa que entregan el próximo lunes. Así que ya lo mostraré.
Por ahora justificar mi ausencia y explicar que no paro, que sigo aquí... y allí.





Work in Progresss!

2 comentarios:

Siloca dijo...

Ah! Ya me tenias preocupada, te iba a llamar y todo para saber que estas bien, pero no ha hecho falta... Ya me llamas tu aunque sea sin querer,jajajajaaaj (nena ayer me volviste a llamar)

BIMOBEBE dijo...

Una abraçada ben forta !!!