lunes, 20 de diciembre de 2010

Lady in the Water


Hay cosas que no se deben contar a la ligera.
Cuando un periodista le preguntó a una amiga ¿en qué te inspiras?
- En las cosas cotidianas (creo que fue algo así).





 Entonces yo intentaba imaginar el cotidiano de mi amiga.  Y lo veía azul, verde, morado, turquesa, lo veía dorado y pirueta y zeppelin, qué voy a contaros.  El periodista, no se ¿pararía a reflexionar?.. quizás después...
Yo misma, mismamente, he reflexionado sobre mi cotidiano.
Mi cotidiano esta semana ha sido el fondo del mar, en mi cocina llena de duendes arrancándome historias.
Mi cotidiano fue Gabriel (gabrielperezraventós.blogspot.com) cenando en casa y conversando con mis hijos.
Mi cotidiano fueron los mis que se vuelven sus. La carretera de la Rabassada. Mi cotidiano fue Eugen, fue Manu y fue Carlos. Retrato de Familia de Tabita Peralta ed. emecé, fue mi delicia cotidiana.
Y ahora a dormir soñando, otra de las inspiraciones cotidianas de una misma.



Hay cosas que no se deben contar a la ligera,
como si fueran absolutas y verdaderas.
Para eso deben estar los cuentos,

Había una vez una niña dormida
y en su almohada bordado

Angel Dormido que en el Sol Sueñas


Mañana dicen que será la noche más oscura, hay un eclipse lunar.
Así que ¡a abrazarse mucho!









2 comentarios:

Siloca dijo...

Ya no se irme a dormir sin leerte antes de acostarme. Un besazo reguapa!

anna blau dijo...

preciosa gràcies!!!