domingo, 24 de junio de 2012

Fuegos de artificio


 Tenemos el Livin’Art en Mercantic a punto



 Ya lo teníamos vuelta y vuelta, eso fue la semana pasada cuando hicimos un simulacro de inauguración un domingo al mediodía. Simulacro. Utilizaré esta palabra como excusa tanto como mis compañeros de fatiga. Una excusa, más que barata, para montar una fiesta/inauguración/muestra/encuentro, nocturna. Así que se estableció un día, Viernes 13 de Julio a las 20.00h. En todo caso, si me dejáis mail. Recibiréis una invitación personal para asistir al evento. Arte, gastronomía, concierto y mojito, son las palabras clave con las que os intentaré seducir para que estéis sin falta.


Noche de brujas
 Si quitara el ruido de los truenos que me hacen brincar por las calles, esta sería una de mis noches predilectas. Yo quise calma y me vi regresando de la fiesta del pueblo por el camino trasero de la casa de la playa y con los pájaros anunciando el primer rayo de sol.

Tuve calma viajando hacia allí con mi amigo Carlos

el que toca la mandolina a la derecha
Una autopista muy lejos de aquella ap7 en la que la caravana se llamaba “5 horas” y te obligaba a comerte la coca en familia, apretujada contra el pecho de mi abuela e histerizando a mi padre, que se comía el bigote.
Tuve pies descalzos en la arena y mojito en mano en el chiringuito del Pirata junto a Carlos y Tere, pensando que qué feliz, que qué bien estamos leñe

la última creación (para que veáis que además de divertirme trabajo (y que todo es lo mismo))

Las hogueras se erizaban en la arena y los fuegos se deslizaban por el cielo y yo recordaba cuando soñé con mi futura, entonces, y pasada, ahora, casa de Formentera. La premonición más bella que haya tenido en mi vida.

Una habitación  azul
 cosiendo frente a la ventana. 
Un catre chico te arrulla 
y yo te canto una nana

“mi niño no tiene cuna
y yo con mis brazos le hago una”

Las estrellas bailan
Despierta
Las estrellas bailan

Y del cielo se disparatan cientos de colores
Y tus ojitos de tierra se llenan de flores




Y acabamos la copa y nos dirigimos al lugar ineludible en verbena de San Juan, la Plaza del Pueblo.
Y ahí estaba la típica y maravillosa orquesta de pueblo.
Increíble y divertidísimo.
Juraría que el cantante se había tragado a Bertín Osborne. Una jauría de abuelas divinas bailaban countri y aplicaban el paso a cualquier canción, una pasada. Y Carlos nos miraba a Tere y a mí que bailábamos como niñas e incluso, en algún momento, se le escapó un agarraito, un ademán de bailarín nato.
Y cuando Carlos nos abandonó, a Tere y a mí nos dio por cerrar otra vez los bares y brindar por todos los hechizos. Nos dio por regresar por la playa saltando hogueras a la babalá, pidiendo deseos a destajo.

Os dejo con una clienta especial, porque me acabo de acordar....
necesito dormir!!

Buena semana, qué digo buena, la más espectacular semana para todos! Como dice una amiga: Mejor Imposible!

Y siempre así

LOVE


1 comentario:

Cristina dijo...

yo quiero invitación para ese 13 de julio que pinta tan y tan bien! Espero poder pasarme ya que tengo montaje de boda toda la tarde, pero seguro que sí!!

Besitos

Cristina
www.bodasydecobymaderaychocolate.blogspot.com