viernes, 11 de noviembre de 2011

el Color de las Naranjas




Si vuelvo a decirte amor. A utilizar palabras como cariño o cielo. Si vuelvo algún día al orígen, a caminar sin volverme, a volver caminando. 


Si vuelvo a equivocarme o traspapelarme. A decir blanco cuando quería decir más negro que tus ojos. 
A bajar arriba o a vestirme pour la tette. Discúlpame. Perdóname de nuevo, otra vez.


Hablo de los días como quien habla al pedir en el horno una barra de medio.
Que me desperté pensando que qué bien, hace sol. Que me abrigué poco y cogí el coche para recoger mis bártulos en Diez (próxima explicación con fotos en breve). Que peleé con un guardia al que seguramente le iba la vida multarme. Que leí el diario y lo cerré de un manotazo. Que llegué a Mercantic y cogí aire. Y que tomé mi café de rigor junto a dos guapos del mercado. Que ordené, de nuevo, el taller. Que tiré, guardé y saqué. Y que ahora, después de coser acabados para una novia maravillosa y rehacer mi idea sobre pensar esta mañana en volver sobre mis pasos,

 me toca comer en casa  y recuperar mi falta de sueño. 
Esta noche puedo perderme. 


La vida es bella.

2 comentarios:

Joui! dijo...

Que bonito lugar! Necesitas dormir!
un beso guapa!

elblogdejoui.blogspot.com

anna blau dijo...

graciasss!!! Ven un día!