miércoles, 14 de diciembre de 2011

Pájaros en la Cabeza



Si tiro de memoria la escuchaba yendo en Menorca a la playa el último verano de aquella historia. Recuerdo cantarla mientras pagaba sa caleta y aparcábamos. La encontraba tremendamente triste y feliz a la vez ¿puede ser eso?  Rebobino a la mínima de cambio. Es como si quisiera inventar estados dentro mío cuando la calma se me viene.


Mi Itunes se va disparando mientras escribo y os lo voy a contar para, quien quiera, se haga una idea. Alfonsina y el Mar me lleva a Ibiza. A Atlantis, donde conocí a una Alfonsina con nombre de varón. Él se vistió de corales y de corrientes de mar. Oliver de ojos como el océano y rubio como un sol. 
Me encanta la zamba final de Calamaro, es una luz al final del camino.
Adela Ferrer, que ahora suena, me recorre todos los mares enteros, no veo tierra donde amarrar. Arrecifes si, profundos cuencos tras las olas como precipicios. “…hoy estoy aquí, tranquila ante tus ojos, luna eterna, luna sabia. Una rosa, un lirio un piano abierto, siete notas que engendran melodías silenciosas…” “ … ya mis ojos no se nublan son mis manos las que hablan, las que dicen las que cuentan…”. 


Gran amiga ven pronto

Ojos Verdes con Pedro Guerra me lleva a cuando de pequeña se nos llevaban en un seat 131 supermiriaflori (así le decía yo) 

Mis padres aun juntos. Y entonces cantaban el lunar escondido, ojos verdes y otros grandes éxitos. Qué guapa mi madre y que feliz yo en la falda de mi abuela acurrucada y contando las rayas del asfalto en la caravana de la Ap7





Acabé un tocado azul como las olas, hoy que estoy marina y cristalina


Empiezo a acostumbrar mis ojos a las nuevas luces del taller


Unas cosas se van


OTRAS LLEGAN